sábado, 11 de septiembre de 2010

Pobre conchuda

Viernes 6.32 de la mañana, horrible y ruidoso sonidito, sisi sonidito, pq los tonos del celu para alarma ni siquiera merecen ser calificados como música, son INSOPORTABLES, algún día lo cambiaré (digo lo mismo hace seis meses). Si estás pensando por qué carajo pongo el despertador 6.32 en vez de 6.30 o 6.35 y se te cruzó por la cabecita que es porque soy una enferma, estás en lo cierto (si se te ocurrió cualquier otra opción similar, tmb estás en lo cierto, no te aflijas)
Todavía no entiendo el temita este de que haya vida antes de las 11 de la mañana, pero ese es otro asunto.
Me levanto, me pongo un pantalón blanco divino divino, remera, saquito, sandalias con taco alto (infaltable claramente) y armo la cartera. Es viernes así que no vale la pena llevar demasiadas cosas. Cartera blanca hiper pequeña, billetera, llaves, peine, labial, agenda, anteojos (sí, soy re ciega, eso explica muchas cosas no?), claramente hoy no es día para paraguas, ocupa mucho espacio así que chau.
Me pongo el saco, paso por el baño (no voy a enumerar lo q hice en el baño, pq hasta decir que te peinas  suena grasa) y bajo corriendo, porque CLARAMENTE llego tarde como siempre. Salgo a la calle, miro hacia arriba y el cielo está sospechosamente grisaseo. Camino dos cuadras hasta la parada del colectivo, y para variar, me pasa un 108 por la face (andá a saber cuando enganchás el próximo). Después de quince minutos llega, y por supuesto para a 15 metros de la parada (no entiendo para que existen las paradas de colectivo si ellos paran donde se les canta el orto). Casi la agarro del pelo a la misma minita que todas las mañanas llega a la parada del 108 dsp que yo y se intenta subir antes (no corazón, una vez me la hiciste, dos no, un día les juro que la voy a matar, pero la voy a matar en serio eh).
Me banqué los 45 minutos de viaje (por qué demonios son 45 a la ida, y 20 solamente a la vuelta?), me bajé, caminé hasta el puentecito de mierda de la facu, lo bajé corriendo pq era re tarde ya  y entré a la facu, dsp de esquivar a todos los forritos que te quieren llenar de papeles desde que entrás hasta que salís de la facu"ya me dieron, ya tengo, gracias" (se nota que detesto las elecciones del centro?)
Me fumé una de las clases más embolantes de procesal, y eso que soy ayudante, pobres los chicos, no se como se la bancaron, y me fui caminando al laburo. Como buena conchuda que soy, en vez de hacer alvear, libertad tuve que cambiar el recorrido y agarrar por parera, paaaaaaaaaaara qué lpm? dsp fue todo un quilombo encontrar uruguay y volver a orientarme.
Finalmente llegué al laburo (aunque ahora que lo pienso, hubiese sido genial que me pise un auto antes, y no llegar jamás u.u EXAGERADA). Me di cuenta que los viernes la gente es más rompeovarios que de costumbre, no paró de sonar ni el timbre, ni el telefonito del orto. Además no te llama la gente copada, llaman claramente los clientes más insoportables. Si sí, la que llama cinco veces por día y jamás nadie la quiere atender, el insoportable que tiene una causa penal con la mamá (sí, con la MAMÁ, leiste bien; imaginate lo que será el tipo), vienen a firmar todos los forros que tendrían que haber venido durante la semana y siempre, por supuesto en el momento en que estás comiendo, o estás a punto de meterte la bombilla en la boca y tomar un mate (sonó horrible no? me importa todo un carajo hoy, no pienso cambiar la frase).
Llegan las 17.50 de la tarde, y te convertís en la mina más feliz del planeta, pooooooor fin empieza tu fin de semana, preparás todo, y salís huyendo de la oficina. Bajás, abrís la puerta, y ya sentís las gotitas arruinandote el pelo que te arreglaste con tanto esfuerzo esta mañana (mientras vas pensando, qué blda, traigo el paraguas todos los días de mi vida, y el día que viene a llover lo saco).
Te bajás del subte cuarenta minutos después segurísima de que ya llovió, se secó todo, y hasta salió el arcoiris (ILUSA!) pero subís las escaleras mecánicas, y ves toda la gente aglomerada cerca de la salida del subte, y te das cuenta que debe llover a cántaros.
Me hice la viva y subí corriendo las escaleras, pensando .. un par de gotitas y todos se acobardan. Después de subir 10 escalones, bajo la mirada atónita de la gente insinuando "cómo puede ser que esta loca salga con tremendo diluvio y sin paraguas" ya estaba completamente pasada por agua. Creo que nunca en mi vida me mojé tanto. Encima es imposible correr con tacos, además qué sentido tiene correr cuando ya te mojaste toda desde el vamos.
Se acuerdan de mi pantalón blanco no? Dios mío, que infeliz flaca. Salís con pantalón blanco, sandalias abiertas, tu mejor trench, y SIN paraguas, el día del diluvio final (me lo acabo de re inventar eso del diluvio final)
Llegás a casa, te sacás la ropa y esperás que tu hermana te vea y te diga, "Ay pobre, esperá que te preparo una duchita caliente", pero es tan copada que te recibe con un "Se cortó la luz blda". Llamás a Edenor, (porque obviamente ella no va a hacerlo) y escuchás el siguiente contestador "Si usted vive en el barrio de Villa Ortúzar le informamos que el mismo se encuentra afectado por un corte de suministro que será reparado por etapas en el transcurso de las próximas horas". Villa Ortúzar, ya el nombre te lo dice, este barrio del orto de dos por dos, el único con la luz cortada. Encima no entiendo porque garcha en edenor no te puede atender un ser humano, sus operadores SIEMPRE están ocupados. Ahora yo digo no, si el único barrio es este, y creo que es el maaaaaaaaaaaaaas chiquito de todos, y encima, el 80% son viejos que claramente no deben ni acordarse de cómo se usa un teléfono, cómo mierda puede ser que no me atienda nadie en edenoooooooooooooooooooooooooooooooor.
Pero no se preocupen, hoy sábado ya estoy mejor, nada más un amigo (ahora EX amigo), me cagó el finde por segunda vez consecutiva. Igualmente fue muy liberador el texto que le mandé, así que quedense tranquilos, aunque no parezca .. estoy mejor.

1 comentario:

  1. Muy interesante tu escrito me gusta el sabor de tus palabras

    ResponderEliminar